Cómo detectar si en tu vivienda habita el mortal “Gas Radón”

El radón es un gas radiactivo de origen natural que pertenece a la familia de los gases nobles o raros. Esta presente de forma muy escasa en el aire que respiramos, no posee color, ni olor ni sabor. Este gas tiene un periodo de semidesintegración de tan solo 3.8 días y podría desaparecer completamente en 38 días.

Fuente: “Radón: un gas radiactivo de origen natural en su casa”

¿Por que sigue presente en la tierra con una vida tan corta, en comparación con el uranio que es capaz de permanecer hasta 45 miles de millones de años? La respuesta es sencilla; el propio uranio al ir desintegrándose produce entre medias 13 elementos radiactivos, entre los cuales está el radio. Éste otro, al desintegrarse, produce el conocido por gas radón.

¿En que situaciones nos afecta y como llega a nosotros el gas radón?

El gas radón además de viajar a través del aire lo hace a través del agua, ya que es un gas soluble. La fuente principal de radón es el granito. Tal como explicamos anteriormente, el uranio se desintegra en radio y este último posteriormente en radón. El granito está formado por cuarzo, feldespato y mica pero además podemos encontrar uranio natural 238, distinto al uranio 235 que es usado en las centrales nucleares. Entonces llegamos a la pregunta ¿son peligrosas las casas de granito? No, el gas radón no suele emanar de piedras compactas, sino que lo más habitual es que provenga del subsuelo.

Es decir, casas construidas en zonas graníticas pueden tener una alta concentración de gas radón, la segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaco. También está presente en diferentes materiales de construcción, aguas de montaña no depuradas y hasta en las paredes de muchas cuevas.

¿Por donde puede entrar el gas radón a nuestro hogar?

El gas radón puede entrar a través de grietas o fisuras en el hormigón de los cimientos de una casa. Además puede potenciarse su entrada gracias a estufas, extractores de cocina, ventiladores, etc… Lo habitual es que las partes más afectadas suelen ser las plantas bajas o sotanos, aunque de ahí también puede distribuirse por la casa.

El gas radón acumulado en la vivienda de Stanley Watras era el equivalente a fumar 2700 cigarros por día.

Como dato curioso os vamos a contar una historia real. En 1984 un ingeniero que trabajaba en el levantamiento de la central nuclear de Limerick, en Estados Unidos, hizo saltar todas las alarmas de control de radiación a la entrada de la misma; tenía radiación por todo el cuerpo. Lo curioso es que la central aún no había comenzado a funcionar, no tenía combustible nuclear dentro del reactor. Después de semanas de conjeturas se dieron cuenta que Watras despertaba las alarmas al entrar a la central y no al salir, por lo que imaginaron que la radiación provenía de otro lugar.

Vivía en casa junto a su mujer embarazada y su hijo con niveles de radiación mortales

Con los contadores Geiger en mano, los expertos se dirigieron a los lugares que frecuentaba el ingeniero, comenzando por su casa. Al llegar allí se dieron cuenta de que en su hogar había niveles de radiación 10 veces superiores a los permitidos en una central nuclear. Los medidores marcaban hasta 100.000 becquerelios por metro cúbico en el aire, como si fumase más de 100 cigarros por hora.

Gracias a la “mala fortuna” de este hombre, que aun sigue con vida, comenzaron a realizarse controles de gas radón en viviendas de los EEUU, llegando a diagnosticar su localización en más de un millón de hogares.

¿Cómo podemos evitar la entrada del gas radón?

Lo primero de todo sería conocer si realmente tenemos o no altas concentraciones de radón en nuestro hogar. Ese sería el primer paso en caso de querer evitar que nosotros y los nuestros podamos estar expuestos a este mortífero gas. Para ello tenemos que hacer mediciones en casa y necesitaremos o los conocimientos de una empresa especializada, o unos simples medidores que nos dicen la radiación y de los cuales vamos hablar a continuación.

Las mediciones han de mostrarnos la radioactividad que hay en esa instancia. Los datos recibidos por el aparato se indicaran en Becquerel (Bq), siendo este la unidad que mide la actividad radiactiva. Esto nos indica la cantidad de desintegraciones que se están produciendo por segundo en ese lugar.

Tenemos diferentes opciones para evitar la contaminación por gas radón en una vivienda construida:

  • Ventilar los sótanos y plantas bajas a menudo. En caso de altas concentraciones valorar un sistema de renovación/extracción mecánica del aire
  • Tapar grietas que podamos ver en el suelo o paredes mas próximos a la cimentación de la casa
  • Aislar uniones entre las paredes y el suelo
  • Sellar pasos de tuberías o desagües.

En caso de viviendas de nueva creación, existen en el mercado diferentes aislantes que nos ayudarán a reducir o eliminar la posibilidad de entrada del gas radón.

Zonas más peligrosas en España

Gracias al consejo de seguridad nuclear podemos ver en un mapa las zonas donde posiblemente estemos más expuestos al gas en nuestro país. Podéis ver el mapa y buscar vuestra dirección en este enlace.

Las zonas en color verde indican concentraciones menores a 100 Bq/m3, en color amarillo entre 101 y 200 Bq/m3, en marrón claro entre 201 y 300, en rosa de 301 a 400 y en color teja el más característico en Galicia y en el Sistema Central más de 400Bq/m3

Para hacernos una idea, por cada 100Bq/m3 de exposición el riesgo de cancer aumenta en un 16%, según la Organización Mundial de la Salud. Por lo que es recomendable comprobar la cantidad de gas radón que podéis tener en vuestra vivienda si sospecháis estar una zona afectada. Para ello existen medidores que no tienen un precio excesivamente caro, ideales para comprar entre varios familiares o vecinos, ya que aunque en tu casa no haya gas radón puede que en la de tu vecino si.

Medidores de Gas Radón

A continuación vamos a enumerar distintos detectores de gas radón, así como su precio y funciones. Una empresa especializada en mediciones puede cobrar más aun de lo que vale el medidor, con la ventaja de que este os quedará para siempre. Las mediciones y el tiempo necesario para tener una muestra aceptable varían de un dispositivo a otro. Los hay que ya miden desde el minuto uno y otros que hacen el calculo por cada hora. Siempre es recomendable tomar los datos a partir de un tiempo razonable, el cual suele estar especificado en el manual de instrucciones.

Análisis del detector RADON EYE +

Nosotros hemos tenido la suerte de poder probar tres dispositivos diferentes y con los cuales aun estamos haciendo pruebas en diferentes localizaciones en el mapa gallego. El primero del cual os vamos a hablar es el RADON EYE +. Lo hemos tenido funcionando en un segundo piso de un edificio antiguo de hormigón. Los resultados que nos ha arrojado en los primeros días de uso son absolutamente normales. El funcionamiento es muy sencillo basta con conectar a la red eléctrica, alejándolo de suelo y paredes. A los 10 minutos termina de configurarse y comienza a tomar mediciones en intervalos de 10 minutos. Las estadísticas las recopilará cada hora para luego ver las gráficas en la aplicación o página web.

El RADON EYE+ de RADON FTLAB tiene conectividad WI-FI para poder saber en cada momento y desde cualquier lugar los niveles de radón desde la aplicación para iOS y Android. Además al registrar el dispositivo en la página web podremos ver más dispositivos colocados por todo el mundo y ver sus estadísticas como podéis ver en la siguiente imagen:

La aplicación funciona a partir de Android 4.3 y iOS 8.0. Si tenemos una conexión Wi-Fi 5G posiblemente no podamos conectarnos al RADON EYE +, necesitamos una 2.4G

En el mapa aparecen los dispositivos que comparten sus datos, en España solo vemos 2, entre ellos el nuestro. Los Bq por metro cúbico que considera dañinos este laboratorio se sitúan por encima de 148. En el mapa podemos ver en color verde una media de todos los aparatos que hay en el planeta en cada momento horario y luego con otra barra de color azul los del dispositivo seleccionado. *En la imagen no está seleccionado el nuestro, sino uno del centro de la península. Como dato curioso hemos visto un en Bélgica un medidor que alcanza valores no recomendados, cerca de los 700 Bq/m3 en algún momento.

En la página de FTLAB podemos ver todos nuestros dispositivos y las estadísticas de cada uno, así como los datos que analiza, entre otros humedad y temperatura. En la imagen vemos el valor actual de gas radón, llamado Radon Value. La media de hoy (Avg. Today), la de ayer (Avg.Yesterday), la temperatura y la humedad.

El Radon Eye+ lo podéis encontrar en su web oficial por un precio cercano a los 400€, la versión sin Wi-Fi es más económica, y la analizaremos pronto en Más Que Apple. Próximamente subiremos otros dos análisis reales de detectores de radón.

¿Dónde instalar el dispositivo medidor Radon Eye +?

El propio fabricante recomienda alejarlo mínimo 50 centímetros de cualquier pared o ventana. Lo ideal es ponerlo sobre la mesa de la cocina o del salón, también alejado un poco del suelo para que el valor que tomemos sea efectivo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Análisis del detector RD200 Radon Eye (BLE)

Este detector de Radón está fabricado en Corea del Sur por Radon FTLab. Funciona a tiempo real, nos evitaremos tener que contratar un servicio que nos mida el radón de nuestro hogar. Cuenta con una precisión muy alta, hasta 20 veces superior a otros detectores, por lo que en aproximadamente en 60 minutos podremos tener datos de los niveles que existen en nuestra casa. Es cierto, que a partir de los 10 minutos ya reflejara datos en la pantalla, sin embargo es conveniente esperar hasta la hora para que los datos resulten más fiables. Además, el fabricante asegura que desde casi el primer momento los datos van a ser fiables. Se basan en estudios realizados probados por el KTL (Laboratorio coreano de pruebas), que está administrado por el gobierno. Los datos se reflejarán en su pantalla OLED de 0.96 pulgadas. Sin duda, contar con un detector de radón en casa, o en tu lugar de trabajo es una increíble ventaja, ya que en cualquier momento podremos echarle un ojos a las estadísticas de los niveles, de una manera muy rápida y sin tener que depender de una empresa externa. Pesa tan sólo 240 gramos, por lo que si queremos hacer mediciones en diferentes lugares, no será muy cómodo transportarlo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a su uso, podemos afirmar que empezar a usarlo es muy sencillo, basta con encender y esperar aproximadamente una hora para obtener los primeros resultados. Esta rapidez a la hora de mostrar los resultados, permite que si de pronto nos damos cuenta de que, dentro del recinto dónde estamos la cantidad de radón es muy alta, podremos llevar a cabo diferentes métodos para evitarlo.

Valores registrados en una casa en zona granítica

Una de las grandes ventajas es que podemos conectar el detector al Bluetooth de nuestro dispositivo electrónico, bien sea un SmartPhone o una Tablet, y así guardar y supervisar las fluctuaciones de Radón, guardar un registro o configurar alarmas. Para ello, basta con descargar la aplicación Radón Eye y conectarse hasta que aparezca el menú. La versión Wi-Fi que analizamos es más cómoda ya que nos envía alertas al móvil todos los días para que ventilemos en caso de subir el nivel de radón.

En las pruebas que realizamos con el detector, nos da niveles mucho más altos – de hasta 1000 Bq- en una casa rural construida en piedra en una zona granítica. Así mismo, en un edificio de 3 plantas, hecho de hormigón, en el que lo hemos testado los niveles han bajado significativamente, hasta por debajo de los 30 Bq. El fabricante del producto nos avisa de que es importante tener en cuenta que es un producto pensando para usar en el interior, y que si lo situamos en zonas de alto voltaje como líneas de metro o torres eléctricas, los datos van a ser erróneos.

Podéis adquirirlo en este enlace desde Amazon.

Análisis de detector Waltec Radona Expert +

Estamos, tal como su nombre indica,  ante un detector de radón profesional, está fabricado en Alemania y gracias a su avanzada tecnología diseñada por Waltec, cuenta con una rapidez y precisión magníficas. Una de las principales diferencias de Radona con sus competidores, es que, es capaz de realizar mediciones de los valores de radón en solo 10 minutos, detectando la concentración de radón, mientras que en los otros solo ofrecen estadísticas cada 24 horas. Cuenta con una pantalla LCD , en la que podemos ver de forma muy clara, además de los niveles de radón, la humedad, temperatura, presión de aire de la estancia en la que lo tenemos ubicado. Hemos recibido una unidad de prueba, antes de que la comercializaran por lo que no tenemos fotos del paquete exterior.

Podéis adquirirlo en la web del fabricante

Es un aparato de medición altamente preciso, que gracias a su cámara de ionización ,no tiene nada que envidiarle a equipos completos, mucho más caros, de medición profesional. Pero esto no significa que no pueda ser usado por usuarios individuales, nosotros lo hemos probado, y podemos asegurar que su uso es extremadamente sencillo, no es necesario estudiarse un manual de instrucciones completo para comenzar a medir el radón de nuestro hogar. Tiene un peso de 900 gramos y una duración de la batería de 24 horas, por lo que nos resultará manejable para transportarlo a diferentes lugares si así lo deseamos. Para empezar a usarlo basta con pulsar el botón de encendido, en 10 minutos aproximadamente ya empezarán a mostrarse en pantalla los primeros valores, aunque recomendamos esperar al menos una hora para obtener datos significativos.

Si nuestro principal interés es valorar las estadísticas y las fluctuaciones de los niveles de radón que ha habido en el lugar donde lo tenemos situado, basta con conectar el cable USB para conectarlo al ordenador y descargar todos estos datos a nuestro PC con Windows XP hasta el 10. Aparecerán reflejados de manera muy precisa, en intervalos de 10 minutos y especificando la fecha y hora para poder llevar con más rigor un análisis de la variación de los niveles. Además, incorpora una memoria que permite almacenar los datos de todo un año, que es el tiempo que necesitamos para realizar una valoración de la cantidad de radón a la que estamos sometidos, y así poder llevar a cabo las medidas necesarias para subsanar el problema, si es que lo hubiera.

One Response

  1. Arturo ozcalla 06/02/2018 Responder

No te olvides de comentar!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies     ACEPTAR

Aviso de cookies